Posts by Ziu

    Era un caluroso día de verano. Donde cabía esperar el canto de los pájaros y el romper de las olas en la orilla, tan solo se escuchaban los tambores de la guerra.


    Esto era debido a que uno de los reinos que componían la comarca, conocido como Touristo, quería instaurar su dominio por encima del resto. Para ello, había tomado posesión de unas ruinas, en lo alto de una misteriosa montaña, de las que la leyenda contaba que otorgaría poderes inimaginables a quien las reconstruyese. Estas ruinas, otrora en poder de una antigua raza, los Natare, eran conocidas como La Maravilla.


    Para frenar dicho plan, el resto de reinos intentaron arrebatar, sin éxito, las riquezas de Touristo, para así impedir la financiación de tan costosa construcción. Tras varias jornadas de duras batallas, Touristo seguía reconstruyendo las ruinas, y la Maravilla estaba cerca de estar terminada.


    Desde uno de los reinos, Eternity, sabían que la única opción para poner fin al conflicto sería volver a dejar en ruinas esa Maravilla.


    Un grupo de soldados de élite, conocidos como los Comandos Aulladores, que habían dedicado toda su vida a prepararse para un momento como ese, se encargarían de dicha tarea. No sería fácil, pero el devenir del reino recaía sobre sus hombros, así que no había lugar para la duda.


    Sin embargo, no estarían solos. Otros ejércitos del reino, liderados por grandes comandantes, llegarían primero para distraer al rival, y debilitar las férreas defensas del enemigo, tarea que no iba a ser nada fácil.


    Y así fue. Tras una marcha de un día, a su llegada en la fría mañana, los Comandos Aulladores solo encontraron los cadáveres de amigos y compañeros, de hermanos, los cuales habían conseguido cumplir con su misión: debilitar las defensas enemigas. Su sacrificio no podía ser en vano, así que el ejército hizo lo que mejor sabía hacer: pelear. Así, mientras la infantería y la caballería se habrían paso liderados por su capitán, la artillería disparaba sin cesar a la Maravilla enemiga. El destino que esperaba a cada uno de esos valientes fue el mismo que el de aquellos hermanos que habían llegado antes, pero aun así, consiguieron su objetivo: reducir la Maravilla a cenizas.


    Nadie volvió jamás de aquella tenebrosa montaña, pero la valentía de cada uno de los soldados que una vez marcharon allí, sirvió para devolver la paz a la comarca, al menos por el momento, hasta que un nuevo reino encuentre esas ruinas…



    Reporte - ESx3