Posts by ARNS#ES

    Hubo una vez un guerrero con mucha astucia, constancia y honor pero carecia de riquezas y poder combativo. Su nombre era: Celtilo el galo. Un día decidió ir en busca de personas capaces de hacer frente a cualquier ejercito, adversidad o cualquier cosa que se les interpusiera en su camino a la gloria, personas que no le tema a la muerte, personas que hagan que la misma muerte se arrodille ante sus pies al ver lo grandes que son, que su sombra sea tan grande que ni la mismisima muralla china pueda hacerle sombra. De pronto se encontro con un joven aventurero igual que el con mucha astucia, constancia bueno ya lo sabeís! y le dijo el joven aventurero a celtilo: Oyeeeh.. perdone pero no tendría algo de dinero para darme o algo de comer llevo meses o incluso años ya no lo se sin probar bocado ni tocar una sola moneda incluso cuando se le caen a las personas cuando corro detrás de ellas, ellas se van por una acantarrilla dejando su rastro en la lagrima de mi mejilla.. Entonces celtilo sabía que tenía que darle una oportunidad sabía en los ojos del muchacho llorosos y carentes de maldad que tendría modales de las personas cuyas características el estaba buscando entonces le dijo: No tengo ni una sola moneda, tampoco tengo comida, pero si tengo algo que ambos compartimos... A lo que el muchacho le contesta atonito sin saber casi que decir: ¿Ah.. si? ¿El que? ¡Digamelo porfavor! Y Celtilo le dijo con voz determinante y decidido: Nos tenemos el uno al otro y juntos compañero, juro por encima de mi cadaver, que ganaremos esta guerra! En eso el joven aventurero le pregunta incredulo y con ojos brillantes pero poco esperanzadores: ¿Pero que guerra? ¿Que hablas señor? Y Celtilo una vez mas le dice con tono robusto y firme: La guerra de la pobreza y la hambruna o.. Por el contrario quien sabe alomejor del cielo nos cae alguna moneda de oro que podamos intercambiar por algo de comida... - Derrepente una lluvia dorada de monedas de oro brillante cae sobre ellos, no llueve en ningun otro lado si no en donde estan ellos y para su fortuna (mas si cabe) Estan solos en ese callejon putrefacto mugriento y mas negro que el azabache. Celtilo y el joven aventurero empiezan a recoger las monedas, a llenarse los bolsillos agujereados de oro. Y de repente! Celtilo empieza a encontrarse un poco extraño... Cuando de pronto!.. Despierta en un desierto abandonado con todos sus caballeros mutilados y el joven aventurero estaba con el diciendo: Respiré mi rey respire!!. Celtilo en ese momento no daba credito a lo que en ese preciso instante estaba sucediendo. Y le dijo al joven aventurero intrepido y cabezota: Que ha pasado? Y el joven aventurero le dijo con sus ojos llorosos y su cara magullada y sus prendas rotas: Señor como bien decías cuando estaba usted insconciente entramos de repente! en la guerra de la pobreza y la hambruna, como veís nuestros hombres han sido mutilados por monedas de oro que estan incrustadas en su pecho, abdomen, axila, medula, pulmon, corazón, en fin, en todos lados. Y Celtilo estupefacto tras lo que le ha contado el joven aventurero le pregunta: Y como seguimos vivos joven? Y el joven aventurero le responde con cara de listillo y de ruín: Yo señor... Le protegí con mi vida. Y el joven aventurero en ese instante se desplomo en la arena fria de ese desierto que estaba a 50º grados. Celtilo con cara de pocos amigos dijo: Juro que te vengaré joven, por ti que diste la vida por mi, por ti que estuviste en este desierto a mas de 50º grados y arena fria sin sentido esperando a que yo abriera los ojos para ver como te desplomabas frente ami, juro que despues de haberme comprado un castillo tener 60 esposas 5 garajes llenos de coches de lujo y mil empresas que me den beneficios y intereses anuales y mensuales, juro que después de averiguar como salir de este desierto con todo el tesoro te vengaré.


    Y asi Celtilo, siguió su camino con su riqueza inutil en un desierto solitario con aire caliente y arena fria y sin comida ni agua, ni nada el cumplió su promesa, y como no sabía quien les habia arrojado tantas y tantas y tantas monedas a sus soldados a el y a su preciado joven aventurero intrepido cabezota y luchador al principio del fin, el decidió enterrar las monedas y dormir eternamente en ese desierto junto a el cadaver de su apreciado amado y respetado por todos y cada uno de todos los aqui presentes leyendo este mensaje Con todos ustedes el nombre del joven aventurero intrepido cabezota inutil pero luchador, cobarde pero decidido era... Anonimo.


    Finnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn..........